Alegaciones al PGOU de La Orotava

En conocimiento de la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife de 24 de octubre de 2018 del documento de Aprobación inicial del Plan General de Ordenación Urbana de La Orotava, dentro del plazo establecido presentamos las siguientes alegaciones:

PRIMERO- Ausencia de participación ciudadana en la redacción del documento.

Si bien en el proceso de tramitación de la revisión del PGO de La Orotava se han realizado los periodos de “reclamaciones” administrativas que recogen explícitamente las normas que regulan la tramitación de los instrumentos de ordenación urbanística (sugerencias en el periodo de información pública del Avance y alegaciones tras la Aprobación Inicial), entendemos que ha existido unacarencia manifiesta de participación ciudadana, tanto en el diagnóstico de la situación territorial municipal actual, como en la propuesta de modelo de ordenación que se plantea en el Plan.

El Capítulo II de la Ley 4/2017 del Suelo y de los ENP de Canarias, recoge entre sus Principios el de participación ciudadana, citando en el Artículo 7 que la “ciudadanía tiene derecho a participar (…) en los procedimientos de aprobación de los instrumentos de ordenación territorial, urbanística y de los recursos naturales, en la forma que se habilite”. El referido artículo recoge además que “las administraciones competentes deberán adoptar las medidas necesarias para fomentar la más amplia participación ciudadana, garantizar el acceso a la información y permitir la presentación de iniciativas particulares, sin otras limitaciones que las generales establecidas en las leyes”. Estas normativas no han sido adoptadas por el Ayuntamiento de La Orotava ni la Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias “para fomentar la más amplia participación ciudadana”, tal y como recoge como preceptivo la propia Ley del Suelo.

Entendemos que en el proceso de redacción del PGO expuesto a información pública se debió disponer los recursos necesarios para desarrollar un Programa de Participación con vistas a consensuar el diagnostico general de la situación urbanística en la que se encuentra el municipio que sirviera de base para plantear el modelo de ordenación territorial de los próximos años.

Nos resulta inadmisible que dado los preceptos a los que obliga la ley en materia de participación ciudadana (que van desde el principio constitucional a lo recogido en los reglamentos de desarrollo de la ley del suelo) que en el proceso de redacción del documento de PGO no se haya integrado a personas con formación y experiencia en planificar y desarrollar procesos de participación vinculados a la toma de decisiones públicas sobre el territorio.

Es necesario un programa de participación, planificado y dotado de recursos, que acompañe el proceso de redacción del PGO, que sirva de herramienta de facilitación y fomento de la participación de cara a alcanzar los consensos necesarios en el diagnóstico municipal y en la toma de decisiones sobre el territorio.

SEGUNDO- Imcumplimiento del marco normativo actual relativo a la ordenación urbanística.

Desde la Ley del Suelo de 1956, el desarrollo normativo de la legislación urbanística ha estado centrado principalmente en la expansión de las ciudades, donde el suelo urbanizable era el protagonista. En este sentido, en las pasadas décadas, la principal función y sentido de los planes generales ha sido la clasificación de esta clase de suelo. Este fue el marco en el que redactó y tramitó el vigente PGO de la Orotava, que contó con su aprobación definitiva en el año 2004.

A diferencia de esta fase expansionista anterior, el instrumento de ordenación que se encuentra en información pública, se tramita con un marco jurídico nuevo, distinto al existente en la redacción de las determinaciones del PGO vigente. La Ley estatal del Suelo de 2008 ha marcado un cambio de paradigma, estableciendo el principio de sostenibilidad como el regulador de la actividad urbanística, planteando para ello la necesidad de la contención urbana y la protección del suelo rústico. De su exposición de motivos se extrae lo siguiente: El urbanismo debe responder a los requerimientos de un desarrollo sostenible, minimizando el impacto de aquel crecimiento y apostando por la regeneración de la ciudad existente.

La Unión Europea insiste claramente en ello (…) para lo que propone un modelo de ciudad compacta y advierte de los graves inconvenientes de la urbanización dispersa o desordenada: impacto ambiental, segregación social e ineficiencia económica por los elevados costes energéticos, de construcción y mantenimiento de infraestructuras y de prestación de los servicios públicos. El suelo, además de un recurso económico, es también un recurso natural, escaso y no renovable. Desde esta perspectiva, todo el suelo rural tiene un valor ambiental digno de ser ponderado y la liberalización del suelo no puede fundarse en una clasificación indiscriminada, sino, supuesta una clasificación responsable del suelo urbanizable necesario para atender las necesidades económicas y sociales,

A escala autonómica, la nueva Ley 4/2017 del Suelo y de los ENP de Canarias, en igual sintonía que la estatal, recoge estos mismos principios ”de contención y compacidad en el uso de los suelos”, recogiendo explícitamente que el suelo urbanizable es una “clasificación excepcional se limita a aquellos terrenos que sean imprescindibles para satisfacer necesidades actuales “.

Por ello entendemos que el nuevo PGO debe estar supeditado al nuevo marco normativo, es decir a la “reconsideración integral del modelo de ordenación establecido” según el planeamiento vigente “mediante la elaboración y aprobación de un nuevo plan” conforme está recogido en el artículo 163.1.a de la Ley de 4/2017 del Suelo y los ENP de Canarias, y ceñirse a los criterios y principios de “sostenibilidad” y “contención urbana”.

TERCERO- Descontextualización y falta de argumentación en relación a la realidad socioeconómica actual.

El documento de aprobación inicial plantea un modelo caduco propio de la última década del siglo pasado en el que predominaban los “planes expansivos”, donde el interés se centraba únicamente en la extensión y localización del suelo que se clasificaba como urbanizable, sin un sentido holístico del modelo de desarrollo de la ciudad que tuviera en cuenta la calidad de vida de las personas que la habitamos y en base a unos criterios de sostenibilidad. Este documento inicial del Plan General de Ordenación, no sólo se ha asentado en las concepciones de un modelo que nos llevó a la mayor crisis económica, social y ambiental de los últimos años, sino además en consideraciones irreales que no justifican el modelo que planea, y que resumimos en los siguientes puntos:

1. Las previsiones demográficas no justifican el modelo planteado:

A pesar de que la norma recoge expresamente que el planeamiento ha de justificar el suelo urbanizable “con el fin de atender necesidades reales de ocupación de suelo”, en la Memoria de Ordenación no se hace un análisis claro de la evolución demográfica municipal. Presenta un cuadro incompleto con los datos de población de 1900, 1940, 1981, 1991 y 2013. No entendemos por qué en la memoria del documento de PGO no se recoge la evolución demográfica municipal de los últimos 10 años, aspecto básico y elemental, más cuando la norma reguladora de su contenido lo recoge expresamente. Resulta un hecho llamativamente grave que por parte del equipo redactor se tratara de no ser tranparentes en los datos que justificarían el diseño del Plan, y que evidenciaría que las previsiones demográficas que recoge este documento son “imaginarias”, que no se corresponden con la realidad.

Los datos demográficos de los últimos 10 años, extraídos del ISTAC, son los siguientes:

En los últimos 10 años (2007 – 2017) la población ha crecido apenas un total de 856 personas, lo que supone un incremento del 2,1 % con respecto a la población de 2007. Y nada hace prever que nuestra población vaya a aumentar de manera considerable. Si consideramos la evolución demográfica de los últimos 5 años, nos encontramos con que en el municipio se ha perdido población.

Sin embargo el PGO que se presenta, que es un documento que recoge la planificación municipal para los próximos diez años,clasifica suelo con previsiones para un crecimiento de población de más de 77 mil habitantes. Esto, además de ser contrario a los principios de la legislación urbanística actual que establece que los suelos urbanizables “deberán ser los precisos para atender los razonables crecimientos concretos de la demanda”, es un auténtico despropósito.

Para dar cabida a este irreal crecimiento de población, el nuevo documento propuesto como PGO recoge una superficie de suelo urbanizable de 616.979 metros cuadrados (sin contar el urbanizable en régimen transitorio). Esta inmensa superficie de suelo urbanizable, equivalente a la friolera cantidad de 123 campos de fútbol, y recoge además la ordenación pormenorizada de 6 de los 8 sectores propuestos, lo que facilita la urbanización inmediata de estos, sin necesidad de que sus promotores deban tramitar el correspondiente plan parcial.

2. Ya existe gran cantidad de suelo vacante urbanizado (en régimen transitorio) pero sin consolidar:

Por otro lado, La Orotava ya cuenta con una gran cantidad de suelo urbanizado con solares aun sin construir (sin consolidar). Nos referimos a grandes bolsas de suelo como el desarrollo de los sectores urbanizables que recogía el PGO de 2003, como Lercaro o La Boruga, que el documento que se presenta a información pública, recoge como “en régimen transitorio”. El municipio ya cuenta con una gran cantidad de sectores que han empezado a urbanizarse en los últimos años, sin haber finalizado este proceso por diferentes circunstancias. Además de los referidos anteriormente, se encuentran otros como La Marzagana u Opuntia. Estos suelos suman en total la superficie de 947.304 metros cuadrados, lo equivalente a 189 campos de fútbol.

Actualmente, estos suelos ya urbanizados se corresponden con enormes “urbanizaciones fantasma”, sin uso, y por sí mismos son aptos para albergar un crecimiento de población superior al previsible para los próximos 30 años.

Además, en Suelo Urbano No Consolidado se prevé un total de 25 unidades de actuación, las cuales suman una superficie de 377.499 metros cuadrados, lo equivalente a 75 campos de fútbol.

3. Plantea una desorbitada relación entre el suelo urbanizado (urbano) y el propuesto para su transformación.

Se entiende como el suelo propuesto para su transformación aquel que se encuentra en situación de no urbanizado y el plan prevé su transformación a suelo urbano. Nos referimos a los suelos clasificados como urbanizables o urbanos no consolidados, ambos a desarrollar a partir de unidades de actuación. El total el suelo de expansión clasificado por el Plan General (SUNC+ SURT + SUOR + SUNOR) asciende a 1.564.283 metros cuadrados, lo equivalente a 387 campos de fútbol. El Suelo Urbano Consolidado, el cual aun tiene capacidad de consolidación (por existir un porcentaje indefinido de solares son construir), asciende a la cantidad de 3.429.992 metros cuadrados. Si le sumamos la superficie de suelo categorizada como asentamiento rural (1.279.065 metros cuadrados), la superficie de suelo consolidado por la urbanización asciende a 4.709.057 metros cuadrados, lo equivalente a 941 campos de fútbol.

En este sentido se puede concluir que la propuesta de ordenación del nuevo PGO plantea una expansión urbana del orden del 59% de su superficie urbanizada actualcontraviniendo de manera frontal los principios de contención urbana que se recogen en el nuevo marco normativo.

En los últimos 10 años la población en La Orotava ha crecido un 2,1%, pero el PGO que se propone, plantea un crecimiento de la superficie urbanizada del orden del 59% con respecto a la ciudad existente, lo que incumple de manera flagrante los objetivos y principios normativos de “contención y compacidad en el uso de los suelos”.

Entendemos que insistir en el mismo modelo que hace una década se demostró inviable y que nos llevó a la mayor crisis socioeconómica y pretender volver a basar el motor económico del municipio en la promoción inmobiliaria de nueva urbanización, ya no sería un error sino una irresponsabilidad política inadmisible.

4. La revisión del PGO no ha de verse condicionada por la propuesta de ordenación del vigente PGO en lo relativo a mantener determinados sectores urbanizables.

En la Memoria del documento de PGO expuesto a información pública se transcribe un “informe municipal sobre el estado de tramitación de la gestión y ejecución de los ámbitos y sectores del PGO de 2004” que concluye que “sólo es susceptible de desclasificación, el Sector la Piedad, sin derecho indemnizatorio, atendiendo a que el suelo urbanizable es una clasificación discrecional del Redactor”. Sin embargo, la revisión del PGO de La Orotava no ha de verse condicionada por la propuesta de ordenación del vigente PGO a la hora de establecer un modelo de ordenación municipal que se ajuste al actual contexto socioeconómico y los actuales requerimientos del nuevo marco normativo, tomando como principio el establecer aquellas determinaciones que mejor convengan al interés público y general. Sabiendo además que, aquellas decisiones que determinen desclasificación del suelo no generarán, en todos los casos, derechos indemnizatorios y en algunos supuestos podrán generar derechos indemnizatorios de distinta intensidad que deberán ser evaluados convenientemente para adoptar una decisión ajustada con la ordenación municipal. Para hacer un correcto análisis de este aspecto debemos tener en cuenta lo previsto en el Artículo 4 (Ordenación del territorio y ordenación urbanística) del Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana, norma que integra el Real Decreto Legislativo 2/2008:

1. La ordenación territorial y la urbanística son funciones públicas no susceptibles de transacción que organizan y definen el uso del territorio y del suelo de acuerdo con el interés general, determinando las facultades y deberes del derecho de propiedad del suelo conforme al destino de éste. Esta determinación no confiere derecho a exigir indemnización, salvo en los casos expresamente establecidos en las leyes.

Por ello, el ejercicio de la potestad de ordenación territorial y urbanística deberá ser motivado, con expresión de los intereses generales a que sirve.

CUARTO- Necesidad de explorar herramientas para la gestión del Suelo Rústico de Protección Agraria, no contempladas en el PGO presentado.

En relación al suelo rústico, la Ley del Suelo y ENP de Canarias plantea el explorar herramientas para su gestión que actualmente se están plasmando en las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario que el propio Gobierno de Canarias está tramitando. Figuras como la del Parque Agrario, permiten la dinamización y puesta en valor de la actividad agraria, fomentando entre otros aspectos la explotación, promoción y el consumo de estos productos, y los ejemplos existentes en la península demuestran el enorme grado de sostenibilidad económica, ambiental y social. En este sentido, en La Orotava contamos con la experiencia de El Rincón, que si bien ha estado durante años paralizado por la inacción de las administraciones públicas competentes, el modelo de ordenación y gestión propuesto por su Plan Especial ha sido referencia en la creación y puesta en funcionamiento de modalidades de gestión del suelo agrario tan brillantes como las del Parque Agrario del Bajo Llobregat.

Se entiende que ésta es la función que ha de explorar un instrumento de planificación territorial en un municipio como el de La Orotava, que cuenta con un enorme potencial en su desarrollo primario, más de cara a la necesidad de fomentar la soberanía alimentaria, la sostenibilidad y seguridad (competencias de la Consejería a la que nos dirigimos) como herramientas de mitigación y adaptación a uno de los principales problemas actuales: el cambio climático.

QUINTO- Necesidad de contemplar en el PGO una estructura integrada de movilidad sostenible.

En términos generales rechazamos la inclusión de la gran infraestructura viaria de circunvalación que recoge el documento de PGO. Entendemos que hay que apostar por sistemas sostenibles de movilidad, para cuya implantación y desarrollo se hace imprescindible apostar por un modelo urbanístico de contención. Las grandes infraestructuras viarias, además de consumir enormes cantidades de recursos económicos (que bien pudieran emplearse en otros prioridades de interés público) y de generar un brutal impacto paisajístico, no facilitan mejoras en la movilidad. Es un mito el hecho de que a mayor cantidad de infraestructuras mejoren la movilidad: la práctica y los estudios realizados demuestran que lo que se consigue con su aumento es incrementar el uso del transporte privado, llegando a generar las mismas congestiones que pudieran existir antes de la implantación de las referidas infraestructuras. Por tanto, como se ha expuesto en epígrafes anteriores, ha de reconsiderarse el modelo de expansión urbana propuesto, suprimiendo los sectores urbanizables recogidos en el documento de información pública. En este sentido, con unas previsiones demográficas reales, la vía de circunvalación carece totalmente de sentido. Además, resulta contradictorio desde el punto de vista urbanístico que se trate de extrapolar el concepto de “anillo o circunvalación urbana” (muy propio de las ciudades nucleares, compactas, y desarrolladas en terrenos llanos) a municipios como La Orotava, con una naturaleza urbanística tan radicalmente diferente.

Por ello, el PGO debería estudiar y plantear una estructura de movilidad sostenible, proyectada sobre un soporte urbano planificado desde la contención, con los siguientes principios:

  • Planificación urbanística orientada all transporte público.
  • Optimización de la malla vial existente y su uso.
  • Fomento de los trayectos a pie y en bicicleta cuando sea viable.
  • Gestión del estacionamiento.
  • Implementación de mejoras en el transporte público.Es de vital importancia que la estructura de movilidad general, basada a un modelo sostenible, esté contemplada en el PGO, ya que la propia planificación urbanística condicionará las posibilidades futuras. De no estar contemplada o hacerlo de manera deficiente, pondría en entredicho no sólo la calidad de vida de la ciudadanía orotavense futura, sino la capacidad de nuestro municipio para ir en sintonía con los objetivos energéticos europeos y la mitigación y adaptación al cambio climático.

SEXTO- En relación a la forma, contenido y procedimiento del documento de PGO.

Consideramos el documento de PGO presentado, en términos generales, muy deficiente, puesto que parece un “copia y pega” de las memorias, normativas y planos que se vienen presentando desde el Avance del documento que finalmente se aprobó en 2004, con pequeñas correcciones de errores, al que se le han quitado unos pocos sectores urbanizables. Además, presenta un escaso compromiso con un apartado clave del mismo que justificaría el modelo territorial que plantea: el diagnóstico (lo resuelve en tan solo tres páginas, entre las cuales se recogen aspectos incongruentes como que la actividad agraria supone un problema ambiental, además de exponer datos sesgados de la evolución demográfica de los últimos 10 años para justificar un crecimiento que no se está dando). Intuimos que la excasa calidad del documento puede deberse, entre otros factores, a que sólo hayan intervenido dos técnicos especialistas (incluyendo la persona encargada de la dirección de este) en el equipo de redacción del PGO de un municipio con la complejidad y extensión de La Orotava y, además de no tener sentido alguno que en esta revisión intervenga el mismo equipo técnico que se encargó del plan a revisar, ya que este proceso requiere de una mirada crítica que difícilmente van a tener los autores originales. Así mismo, destaca la falta de transparecia. Desconocemos cuál ha sido el procedimiento y los criterios para su contratación, así como a cuánto asciende la cuantía por la cual se ha licitado la redacción del documento. Entendemos que la contratación se debe realizar conforme a la legislación vigente en materia de contratación por parte de las Administraciones Públicas, y que si la cuantía es similar a los baremos con los que se suelen contratar estos servicios, puede haber un despilfarro de fondos públicos (dada la escasa calidad técnica del documento y el mostrarse tan alejado de los los intereses públicos y generales que contempla el nuevo marco normativo). También destaca que el formato de presentación no contribuya a su consulta, dado que el enorme tamaño de los planos digitalizados dificulta su manejo informático en un ordenador doméstico común, limitación que resulta una auténtica barrera a la participación.

Consideramos que el PGO vigente es un “plan fallido” y que tras 14 años sin materializarse, la falta de una revisión que corresponda a la realidad actual, constituye un grave error que vulnera profundamente los intereses públicos y generales, que debe ser asumido por quien competa.

Por todo lo expuesto,

SOLICITAMOS

Que presentado este escrito, la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, considere lo aquí manifestado e invalide el documento inicial de modificación del PGO de La Orotava que se está tramitando, por ser injustificado, no ser razonable, ni estar acogido a la legislación vigente ni en coherencia con la realidad socieconómica ni ambiental, y proceda a:

1. Desarrollar un proceso de participación ciudadana conforme a lo establecido en la legislación vigente, complejo y de calidad, que garantice el consenso de un diagnostico general de la situación urbanística en la que se encuentra el municipio, y sirva de base para plantear un modelo de ordenación territorial para los próximos años.

2. Plantear un modelo de ordenación para la Orotava basado el diagnóstico completo y participado de la situación actual antes citado, con una mirada al futuro razonable y sostenible.

3. Eliminar la sectorización de los sectores urbanizables que aun no se han desarrollado por entender que son innecesarios, y por promover un modelo económico caduco que limita las opciones de regeneración y rehabilitación de la ciudad ya consolidada, y que la categorización que corresponde para estos suelos propuestos, inicialmente como urbanizables, es la de Suelo Rústico de Protección Ag raria.

4. Plantear herramientas de gestión del Suelo Rústico de Protección, entendiendo este como una fuente recursos, no solo ambientales sino también económicos. Que en especial se estudie desde el PGO la gestión del suelo agrario, en la línea de plantear figuras como la de Parques Agrarios, contemplada en la nueva Ley del Suelo y ENP de Canarias. Teniendo en cuenta el valor estratégico del suelo para hacer frente al cambio climático.

5. Reconsiderar el modelo de movilidad general propuesto, eliminando la propuesta de infraestructura de circunvalación y apostando por los principios de la movilidad urbana sostenible.

6. Se proceda a corregir las deficiencias recogidas en el Estudio Económico Financiero e Informe de Sostenibilidad Económica.

7.Se revisen las deficiencias técnicas recogidas en el apartado SEXTO de la presente alegación.

8. Se justifique por parte de la Administración competente los fundamentos que motivaron lacontratación del mismo Equipo Redactor que ya redactó el mismo PGO vigente. También que se informe acerca del procedimiento de contratación, y el importe de licitación y facturación de los trabajos realizados. Y este sentido se estudie la conveniencia de auditar los trabajos realizados con vistas a concluir si se ajustan al supuesto contrato realizado, y a los requisitos mínimos exigibles.

Y SE TENGA EN CUENTA QUE

“La cuestión de qué tipo de ciudad queremos no puede separarse de la cuestión de qué tipo de personas queremos ser, qué tipo de relaciones sociales buscamos, qué relaciones con la naturaleza valoramos, qué estilo de vida deseamos, qué valores estéticos sostenemos”

“El derecho a la ciudad es mucho más que el derecho de acceso individual o grupal a los recursos que la ciudad incorpora: es el derecho a cambiar y reinventar la ciudad siguiendo nuestros anhelos profundos (…). La libertad de hacernos y rehacernos a nosotros mismo y a nuestras ciudades es (…) uno de los derechos humanos más preciosos y sin embargo más descuidados”.

D. Harvey

En La Orotava a 28 de diciembre de 2018

COMPÁRTEME